La locura del turismo espacial, sólo apto para multimillonarios

Blue Origin está ultimando el primer viaje tripulado al espacio de su nave New Shepard con unos turistas muy distinguidos. Y digo distinguidos no porque sean premio nobeles o grandes personalidades de la ciencia, sino porque uno será el dueño de la empresa, Jeff Bezos, su hermano, y un tercer tripulante, que aún no sabemos su identidad, pero su situación financiera debe ser muy buena porque ha pagado 28 millones de dólares por 10 minutos de viaje al espacio. Habrá un cuarto tripulante, que no sabemos aún quién será, pero nos esperamos cualquier cosa.

La semana pasada se supo que Jeff Bezos, que para eso es el jefe, y su hermano serían dos de los cuatro tripulantes que irían al espacio. El tercer asiento ha sido subastado este finde semana por un total de 28 millones de dólares. El nombre del ganador de la subasta y el del cuarto tripulante se sabrá en los próximos días.

Los viajes al espacio se están convirtiendo en algo muy desorbitado, nunca mejor dicho, porque para poder disfrutar de la ingravidez y de unas vistas impresionantes de la Tierra hay que ser una persona con mucho dinerito, tener a un hermano que sea un magnate o ser un magnate. No se nos olvida que nuestro amigo japonés, Yusaku Maezawa, nos iba a pagar un billete al espacio, pero también hay que ser una persona especial y ser un poco (bastante) famoso. Que no nos engañen, si te has equivocado de carrera como yo y no cumples los anteriores requisitos, nuestra mejor panorámica de la Tierra desde el espacio será la que nos ofrezcan nuestros amigos de la Estación Espacial Internacional.

Un viaje al espacio, pero no a la Luna

Aunque el precio del tercer asiento ha sido desorbitado, esta cifra no le servirá al ganador para viajar a la Luna. El New Shepard sólo se elevará unos 100 kilómetros hasta superar la línea de Káramán, el límite de la atmósfera y el comienzo del espacio exterior. Eso sí, allí los tripulantes podrán experimentar la sensación de ingravidez y tener unas vistas privilegiadas de la Tierra.

Interior de la cápsula. Foto: Blue Origin.

La misión tendrá una duración de unos diez minutos. El ganador recibirá dos días de entrenamiento y preparación antes del vuelo. Los 28 millones de dólares se donarán a la fundación Club for the Future de Blue Origin, “cuya misión es inspirar a las generaciones futuras a seguir carreras en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas y ayudar a inventar el futuro de la vida en el espacio”, han explicado desde la empresa.

Estaremos pendientes de quiénes son esas dos personas que se sumarán a la tripulación turística del New Shepard y de que todo salga bien el 29 de julio. Aunque no nos guste el procedimiento, nos encantará ver cómo es ese pequeño viaje al espacio.

¡Hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: